Los casi 300 gatos del madrileño parque del Retiro llevan desde el sábado sin recibir alimento

19-03-20

Los gatos del Retiro, pequeños habitantes del parque madrileño por excelencia a los que desde 2008 la Asociación Amigos de los Gatos del Retiro, AGAR, cuida con mimo. Los alimenta, los captura para esterilizarlos, se asegura de que la población no se descontrole y de que estén sanos y en buenas condiciones.

Cuando AGAR asumió su protección en 2008, había más de 400 gatos censados por el ayuntamiento. En estos momentos son unos 270 gatos censados, de los que 210 están esterilizados y un gran porcentaje también chipados. Los números hablan de una excelente gestión de estas colonias, con nueve puntos de alimentación establecidos. También que muchos de estos gatos sean ya mayores, incluso ancianos, es una buena pista de lo bien que lo hace AGAR.

“Tenemos muchos gatos que superan los diez años, algo que en la calle es inviable. El año pasado se nos murió el abuelito del Retiro, Lucifer, con 17 años”, me cuenta Mercedes Hervás, presidenta Asociación AGAR.

Pero la vida de estos animales peligra por culpa del coronavirus. No porque puedan infectarse o transmitir la enfermedad. En absoluto, nunca está de más recordar que no hay evidencia científica alguna en este sentido. Tampoco porque el Real Decreto que regula el estado de alarma impida la alimentación de las colonias felinas, porque sí lo permite guardando las debidas precauciones. El problema es que las voluntarias no están pudiendo acceder al parque a alimentarlos desde que el sábado a las 16 de la tarde lo cerraron.

“Han pasado cinco días y no tienen comida. Estamos haciendo una alimentación periférica. Pasamos unas garrafas atadas con cuerdas por el perímetro del parque, que para quién no lo conozca es enorme, pero los municipales ya nos han amenazado con multarnos. Y de todas formas eso no es solución, porque las colonias de la periferia se acercarán, pero las del interior no. Entre los ejemplares ancianos, más de 50 gatos morirán pronto seguro. Habrá cadáveres por el parque. Y las colonias se van descontrolar, se van a mover de sitio y se van a reproducir“.

 

Gatos muriendo de hambre y el buen trabajo de doce años que se puede ir en poco tiempo al garete. Es primavera, es la época en la que aquellos animales que no están aún esterilizados se reproducirán.

Habrá quién piense que los gatos podrán buscarse la vida, que cazarán para alimentarse. “Trabajadores de allí o gente que escribe al facebook nos dicen que los gatos cazan. Sí, indudablemente. Pero son gatos ferales, no son salvajes al 100%, la mayoría no sabe cazar porque no son gatos que vivan en el campo, son gatos acostumbrados a que los alimenten y a dejar a las aves en paz. También los hay que no pueden por ser mayores o faltarles piezas dentales. Habrá algunos más espabilados que cacen y otros que aprenderán, pero muchos otros no serán capaces. Y que se alimenten de los pájaros es tampoco la solución“.

Mercedes no es capaz de entender la negativa a franquear el acceso a las voluntarias: “Desde 2008 tenemos un protocolo firmado con Medio Ambiente, Madrid Salud y el Retiro para poder alimentar esas colonias. Legalmente estamos autorizadas y tenemos puntos oficiales. Según el real decreto las colonias se pueden alimentar. Cuando el Retiro se ha cerrado por inclemencias, existe un protocolo por el que Madrid Salud nos permite dejar el pienso y que lo repartan los trabajadores, porque peligra nuestra integridad física. Pero en este caso corren más peligro los que trabajan en en los supermercados o van allí a comprar, que una voluntaria yendo sola al Retiro en el horario que digan, enseñando la autorización, dejando el pienso y marchándose”.

La presidenta de AGAR explica que llevan desde el sábado peleando por lograr alimentar a los gatos. “El director general de protección animal nos ha echado un clave, pero no es su competencia. Tiene que ser la directora del parque, Caridad Melgarejo, la que nos permita entrar y es la que más pegas pone. Ya que ella no hace caso, hemos pedido también al concejal de la junta de distrito de Retiro que interfiriera, él a priori está a favor. En Medioambiente nos dicen también que sí, pero la autorización no llega y los gatos siguen sin comer“.

El protocolo de alertas meteorológica establece que los gatos no pueden estar 48 horas sin alimento. Ya llevan cinco días. Por eso AGAR necesita que se les deje acceder

Vídeo:

https://www.facebook.com/ProtectoraAgar/videos/3531419243558639/

 

Esto es desesperante, todo sigue igual, se supone que han aprobado que podamos entrar a alimentar a las colonias felinas del Retiro y la autorización no llega. Nuestra presidenta está moviendo tierra y mar para conseguir que entremos, pero hasta ahora solo recbimos largas y nos pasan como una pelota de un lado a otro. Por favor, difundid nuestro caso! Juntos podemos conseguir que estos animales coman! PACMA - Partido Animalista Los Cuatro De La Empanadilla ayudadnos, por favor!