Cuidados para mascotas en Navidad

13-12-18

Cuidados para mascotas en Navidad

A las puertas de la Navidad, es momento de prestarle atención a los cuidados para mascotas. Unos que no solo nos ayudarán a vivir estas fechas en paz y armonía sino, además, a disfrutarlas manteniendo el bienestar de aquellos peludos con los que compartimos nuestras vidas.

Porque es innegable: si para nosotros (humanos) la Navidad supone un estrés por diversos motivos (la compra de regalos para la que dimos ideas hace unos días, preparar los menús, hacer que nuestra mesa luzca y deje huella, etc), ellos nos viven ajenos a ese nerviosismo que se vive en muchos hogares y a todas las consecuencias propias de las fechas: cambios de casa, algarabías y gentío alrededor, más ruido del habitual, etc.

Precisamente porque estas cosas son propias de la época, es importante tener en cuenta algunos consejos para cuidar nuestras mascotas en Navidad. Unos cuidados que persiguen, únicamente, un objetivo: que disfrute (como nosotros) estas fechas velando por su bienestar.

¿CUÁLES SON LOS CUIDADOS DE UNA MASCOTA EN NAVIDAD?

Para empezar, es importante tener en cuenta que las características propias de nuestro compañero animal serán las que marquen las pautas de cuidados para la Navidad. Si tenemos (por ejemplo) un perro sociable, no será problema que participe en las fechas. Sin embargo, hay especies animales (como, por ejemplo, los gatos o los hámsters) que no se habitúan bien al ajetreo propio de la Navidad y pueden sufrir cuadros de estrés.

Más allá de mantenerlos a salvo de los bullicios, es importante tener claros algunos aspectos que debemos observar y poner remedio en caso de que sucedan.

Estrés

Como decíamos, es una de las principales patologías que pueden sufrir nuestras mascotas en Navidad y puede estar provocado por múltiples factores. Desde un cambio de ubicación (que genera nerviosismo, sobre todo, en gatos) a, simplemente, tener que viajar (muy propio de los gatos pero, también, de los perros) o que haya niños pequeños de pronto en casa.

Los cuidados de las mascotas en Navidad

Si tenemos que enfrentarnos a este tipo de situaciones, lo ideal es que podamos abordarlas desde el principio para evitarnos las consecuencias del estrés en mascotas. En el caso de los gatos, podemos paliar los síntomas de los nervios gracias a productos como el Feliway (que, en cualquiera de sus aplicaciones que puedes ver aquí, nos ayudarán a liberar feromonas que les ayudan a tranquilizarse).

Si se trata de un perro, lo ideal será paliar sus nervios mediante el juego y para eso nada como los juguetes (como ya vimos en este otro post). Un consejo: más allá de aquellos que pueden permitirle desfogarse (más que recomendable dedicarle, a pesar de la agenda navideña, un rato de parque y carreras), lo ideal para los nervios perrunos es sin duda aquellos que pueden morder (échales un ojo aquí). Una manera de liberar tensiones y de fomentar su felicidad.

Ojo con la decoración de Navidad

Aunque, sin duda, este es uno de los epicentros de nuestras fechas en casa y motivo de orgullo, es importante tener en cuenta que pueden convertirse en pequeños peligros para nuestros animales. Así, si tenemos un gato, es importante vigilar sobre todo el árbol de Navidad (uno de los oscuros objetos de deseo de los felinos). Y si esto puede ser problemático, en realidad la parte más complicada está si tenemos un perro y, sobre todo, un cachorro.

Los cuidados de las mascotas en Navidad

En caso de que así sea, lo ideal es no dejar a su alcance aquellas piezas de pequeño tamaño que puedan resultarles apetecibles para mordisquear (por ejemplo, las figuritas del Belén o del Poblado de Navidad) así como cables (por ejemplo, aquellos propios de la iluminación de las fechas). Si tenemos un conejo, tendremos que evitarle también estos mismos peligros (sobre todo, el de los cables).

Cuidado con los petardos y la pirotecnica

Quizás, uno de los principales enemigos de cualquier mascota en Navidad. Está claro que cuando la pirotecnia no está bajo nuestro control, difícilmente podemos evitársela a nuestros animales.

Sin embargo, si sabemos de su existencia, es importante organizarnos para poder tener a nuestro animal bajo control (sobre todo, si se trata de un perro y en un espacio abierto) en el momento en el que comience ese ruido que tan nerviosos les pone y acompañarle para poder calmarle a pesar de ellos.

Caprichos sí… ¡pero de los suyos!

Dado que estás fechas son propensas a las comilonas, tenemos que tener claro que incluir a nuestros animales como uno más de la familia en este aspecto puede ser nocivo para su salud. Por más que insistan, tenemos que tener claro que no les hacemos ningún favor concediéndoles un pequeño capricho de nuestra comida. No solo porque, como ya vimos en este otro post, muchos de los alimentos que para nosotros son normales pueden ser venenosos para ellos sino porque, además, la ingesta de grasas propia de la Navidad no les beneficia en absoluto.

Los cuidados de las mascotas en Navidad

De ahí que, si queremos darle un pequeño capricho a nuestra mascota en Navidad, lo ideal es decantarnos por premios propios de cada especie. Unos que recibirán como el mayor de los manjares de nuestra mesa ¡y sin que acabemos pegándonos un susto!